Polarizados

Aquí no hay ninguna escala de gris, mucho menos azul, rojo, verde, morado o amarillo, solamente hay negro y blanco.

Según el gobierno federal, en este país sólo hay fifís conservadores que se oponen al progreso y liberales que prefirieron cancelar un aeropuerto necesario y moderno por uno que quién sabe si vaya a servir, o tener arrumbado un avión nuevo, que sólo está perdiendo valor y que cada día que pasa cuesta menos pero cuesta más tenerlo estacionado día con día.

Según algunos ateos y algunos creyentes, los primeros piensan que los segundos son unos pendejos que pierden su tiempo creyendo en la existencia de un ente divino y rector del universo y los segundos piensan de los primeros que son el mismo diablo en persona.

En otro lugar donde hay claroscuros es en lo del feminismo, las que apoyan dicho movimiento ven en cada hombre a un violador y una lacra en sí en toda la extensión de la palabra, mientras que los que no fuman a este grupo de mujeres las ven como unas locas, desquiciadas y resentidas con la humanidad.

Yo por fortuna, conozco a partidarios de la 4T muy inteligentes, educados, centrados y que aportan mucho a la sociedad y no andan repitiendo los términos fifí ni conservador y tampoco se confrontan con quienes no están de acuerdo con el gobierno federal.

También conozco a ateos que respetan a los creyentes y no piensan que están locos o pendejos; de hecho conozco a una mujer atea que aprecio mucho que una vez fue a hacer una petición al Señor de los Imposibles, en San Ignacio Cerro Gordo, “por si las dudas”, dijo cuando le pregunté que por qué había ido a un templo a rezar si no creía en esas cosas.

Por otra parte conozco a varias feministas que también aprecio mucho, que no se fanatizan, razonan y nunca andarán protestando ni vandalizando la propiedad pública.

Ejemplos de que no es necesario irse a los extremos para estar de acuerdo o en contra de una idea. Siempre es mejor la tolerancia, la armonía, el entendimiento y la comprensión.

Quien se fanatiza la verdad es que da hueva y todo mundo le huye porque esa persona es intratable e insufrible.

Ahora, ¿quién promueve esa polarización, la enajenación? Quién sabe, pero debe ser alguien que seguramente le conviene que así sea.

Muertos

Que el halloween es del diablo, que es extranjero, que mejor el Día de Muertos, las catrinas y las calaveras (los versos).

Ciertamente el halloween ha cobrado algo de auge en estos años, ahora es común ver a niños andar pidiendo dulces la noche del 31 de octubre y hace como 20 o 30 años no ocurría nada de eso, pero también es cierto que el día de muertos también tiene más fuerza que hace algunas décadas y también abundan las catrinas vivientes por toda la ciudad y hasta esculturas gigantes y exposiciones alusivas que ocupan cuadras o plazas enteras, y eso no se veía en los 80 o 90’s.

Incluso la tradición del Día de Muertos en México ya tiene relevancia internacional. Entonces no se está perdiendo la costumbre, pero también está permeando el halloween en nuestro país.

Y para aquellos que sean extranjeros el halloween no tiene importancia, enseguida dicen la estupidez aquella de que “la Navidad no es de Oaxaca, ¿o sí?”, o sea que está mal la costumbre extranjera de la Navidad, pero sí está bien la otra costumbre extranjera -y además pagana- del halloween.

En cuanto a lo satánico, pues cada quien que lo tome como quiera, hay muchas costumbres de dudosa procedencia y las llevamos a cabo de todas maneras, lo siniestro lo pone cada quien y si a alguien le gusta disfrazarse de bruja no creo que sea algo malo, después de todo es un disfraz para divertirse un rato y ya.

En lo personal prefiero la tradición del Día de Muertos, porque se recuerda a los seres queridos que ya fallecieron, hay nostalgia, tristeza o incluso alegría para aquellos que piensan que realmente vuelve el difunto a la tierra a ver a su familia, aunque ésta no lo pueda ver.

Algo etéreo que genera cercanía y regocijo, aunque sea por unas horas o un día no puede ser malo, de eso vivimos los seres humanos un poco, no todo son hechos concretos.

También me gusta el Día de Muertos porque por un rato nos volvemos cultos y hacemos un esfuerzo intelectual: buscamos qué significan los colores de los altares de muerto, la palabra Mictlán, echamos mano de la picardía y la métrica para hacer calaveras y en general se pasa un buen rato participando de este día.

Pero si a alguien le gusta más el halloween pues qué bueno, allá él, aunque sí se pierde de algo muy divertido y sublime como lo es el día de muertos, pero de eso a que se adora a satanás o se cree en la brujería o la magia negra, creo que no es para tanto.

Las injurias

No hay mucho qué decir acerca del conflicto de la Escuela Secundaria Técnica Agropecuaria No. 31, la ETA. Y como no hay mucho qué decir, no queda más que volver a decir lo que ya se ha dicho con anterioridad.

No hay ninguna venta de terreno y mucho menos un robo o un despojo del mismo. El terreno que ocupa la todavía ETA (la ubicada sobre la avenida Carnicerito) fue donado en los años 60 por la familia Aldrete para que se construyera ahí, y como todo mundo sabe, es el ayuntamiento en turno el que rige y administra los bienes públicos que correspondan. El alcalde en ese entonces era don Abelardo Loza.

Para lo anterior los particulares redactaron una sencilla carta expresando su intención de otorgar un predio de su propiedad para la construcción de un centro educativo. La hoja fue firmada por quienes cedían, los que recibían y unos testigos.

El terreno legalmente nunca fue de la Secretaría de Educación ni de los maestros, y mucho menos de los padres de familia o los alumnos. La extensión, pese a que era donada, por años estuvo legalmente en calidad de comodato otorgado al municipio. Fue a principios del actual siglo cuando el ayuntamiento de Tepatitlán, encabezado en ese entonces por Enrique Navarro de la Mora, que hizo los trámites necesarios para obtener las escrituras y entonces sí formalmente el predio de la ETA pasó a ser propiedad municipal.

Por otra parte y con el transcurso de los años, la familia Aldrete, aquella que había donado el terreno de la ETA, cedió varias de sus propiedades para edificios de uso público, como el del Hospital Regional, el del pozo de agua que se encuentra sobre la calle Guadalupe Victoria Y Octavio Paz y una casa de Salud Mental ubicada por el mismo rumbo. El municipio entonces ya le estaba debiendo terrenos a esa familia.

En la administración de Jorge González Arana se construyó el Circuito Interior en terrenos municipales y de particulares, entre ellos de la familia Aldrete. Los afectados debían ser compensados por sus propiedades cercenadas, para lo cual a la mayoría de ellos se les finiquitó con predios municipales en otras ubicaciones.

En el caso de la familia Aldrete -esto ya en el trienio de Hugo Bravo-, ya se le debían a ésta los predios del Hospital Regional, del pozo de agua, de la casa de Salud Mental y ahora de parte del Circuito Interior, por lo que solicitó como compensación la totalidad del predio que ocupa la secundaria, y sabiendo que el costo de éste sobrepasaba lo que el municipio les debía a los particulares, se acordó que éstos compraran un nuevo predio por el rumbo del Cecyte y que además construyeran ahí una nueva ETA con cargo a los Aldrete. Mediante valuadores y otros expertos se determinó que el nuevo terreno, más el valor de la construcción y los terrenos que se debían, ya igualaban económicamente el valor de la extensión que ocupa la antigua escuela, y entonces sí se hizo el intercambio.

Todo esto está asentado en documentos que en su momento 7 días publicó y que fueron copias facilitadas por el ayuntamiento de Tepatitlán.

Lo único que han mostrado los defensores de la antigua ETA No. 31 es un dictamen de Protección Civil donde alerta de los riesgos que pudiera haber en las nuevas instalaciones, y un informe obtenido vía Transparencia donde se señala que no hay dictamen de uso de suelo. Se habla también de un amparo, el cual por lo menos el que esto escribe nunca lo pudo ver.

Hay varias cosas por pelear aquí, pero los activistas que dicen luchar por la ETA han preferido dar la batalla en un frente que saben que está perdido, y eso que dicen contar con la asesoría de abogados.

Podrían, por ejemplo, exigir e interponer recursos legales contra la Secretaría de Educación para que por fin ésta deje las nuevas instalaciones totalmente funcionales, y que subsane las carencias que aún existen.

Podrían también apelar contra el municipio por la opacidad en los temas del dictamen de Protección Civil o de la falta de uso de suelo.

También podrían exigir a quien resulte responsable el por qué en su momento el terreno no quedó legalmente cedido o escriturado a la Secretaría de Educación, o a alguna asociación civil que se hiciera cargo de los bienes muebles e inmuebles de la ETA, y entonces nunca hubieran tenido que renunciar al terreno, o en todo caso la familia Aldrete hubiera tenido que negociar con ellos y no con el ayuntamiento.

Pero en vez de eso y sin ninguna injerencia quieren entrometerse en un convenio celebrado entre particulares y el ayuntamiento, y ahora también la Secretaría de Educación; no tienen nada que ver los maestros, los alumnos, sus padres y menos una unión vecinal denominada UCOVAC. Y lo que digan por cualquier medio sale sobrando.

Decir que el terreno es del “pueblo” es solo demagogia y populismo barato. Al pueblo lo representa aquí el municipio y los bienes de éste son manejados por el ayuntamiento en turno pensando en el bien común y público. Si a alguien no le gusta cómo la autoridad hace uso y administra los bienes del municipio (del pueblo, pues) puede reclamarle, incluso de forma legal, o votar por otro partido en las próximas elecciones.

Ahora que si por pueblo se entiende un grupo de personas que quieren quedarse con un terreno enorme y de alto valor comercial, pues vámonos denominándonos todos “pueblo” para que algo nos toque. Estaría chingón tener un terrenito de aunque sea unos cuatro metros de frente sobre la avenida Carnicerito y poner ahí un puesto de venta de bebidas alcohólicas, que al cabo ya hay varias sobre esa vialidad y a todas ellas les va bien (ya ha habido varios accidentes fatales con jóvenes que salen ebrios de dichos lugares, pero eso a quién le importa).

En cuanto al licenciado Barrera y al profe Guillermo Rendón, pese a que ya nos han injuriado en otras ocasiones, siempre les hemos tomado las llamadas telefónicas o los hemos atendido cuando han venido a la redacción de 7 días. Ahora lo más cómodo e impune es difamar e inventar cualquier barbaridad en redes sociales, pero el día que quieran pueden venir otra vez acá o llamarnos.

Y si acaso ninguno de los dos mencionados fuera el autor del linchamiento virtual en Facebook, les ofrezco mi más sincera disculpa y les pido, de favor también, que les digan a los injuriadores dónde y cómo nos pueden encontrar y los atenderemos.

Comisarios desechables

En Tepatitlán dos veces (no la misma persona, por supuesto) mataron al director de la Policía Municipal. La primera vez pusieron en su lugar al segundo que estaba al mando y la segunda también. Y si hubiera un tercer asesinato o más -Dios no lo quiera- seguirán sustituyendo al comisario asesinado con el que le siga en el mando, o con el primero que se encuentren o esté dispuesto a asumir el cargo.

Lo mismo ocurrió en Lagos de Moreno, donde también van dos comisarios asesinados en estos últimos años y ambos fueron reemplazados así sin más. En San Juan de los Lagos también el mandamás de la policía fue ultimado, así como en Mexticacán, Tonalá, etcétera, mientras que en otros tantos municipios han sufrido atentados y salieron vivos para poder contarla.

El lugar común de quienes nos enteramos de estos asesinatos de policías, y de cualquier persona en general hoy en día es que “seguramente andaba en algo malo”. Las investigaciones -si las hay- no se dan a conocer públicamente, y vaya usted saber por qué mataron al jefe policiaco de su municipio.

Pésimos mensajes de las autoridades cuando se mata a un comisario de seguridad pública, pues el crimen es casi seguro que quedará impune, nadie, o sólo unos pocos sabrán los motivos del homicidio y cualquier oficial es reemplazado sin mayor trámite.

El mensaje al policía que aspira a mandar en su corporación es: “si te matan no será nuestro problema, y si bien le va a tu familia le daremos una ayudadita para tu entierro y para que sobrevivan sin ti unas cuantas semanas, y ten la seguridad que más van a tardar en asesinarte que nosotros en encontrar un incauto que tome tu lugar”.

El mensaje al ciudadano: “no podemos garantizar la seguridad de quienes están a cargo de tu seguridad, menos vamos a poder garantizar la tuya, y si no nos importa quién ni por qué mata a nuestro comisario, menos nos va a importar quién y por qué llegue a atentar contra ti”.

Por la forma como asesinan a mandos policiacos en estos días y la facilidad con la que los sustituyen, parece que la seguridad pública es una asignatura aún pendiente y que está muy lejos de ser superada, pese a que llevamos más de doce años escuchando a los gobiernos acerca de mejorar las corporaciones policiacas y por ende garantizar la seguridad y tranquilidad de la población.

Si se supone que los oficiales que hay en servicio en todo el país son los mejor calificados, han pasado rigurosas pruebas y por lo tanto son difíciles de corromper, o de que pacten con criminales, ¿por qué son asesinados?

Si se supone que se han invertido millones de pesos en patrullas totalmente equipadas, sistemas tecnológicos avanzados, capacitación exhaustiva, labores de inteligencia y vigilancia, ¿cómo es posible que un criminal sepa en dónde y a qué horas puede sorprender a un comisario y atentar contra él?

Nada de lo anterior ha servido, bien podríamos volver al “polecía” a bordo de una patrulla destartalada y con un rifle viejo con unos cuantos tiros, y el resultado sería el mismo que ahora.

Pero no importa, el gobierno seguirá contratando más oficiales para sustituir a los que ya no están, y mientras las familias de los comisarios asesinados que lloren, el resto de los ciudadanos vivamos con temor e incertidumbre, y los criminales sean felices sabiendo que no pueden contra ellos y que hasta se está sugiriendo que el hecho de delinquir o no, sea decisión suya, como lo plantea la 4T.

Cada quien

Ponga usted cualquier tipo de publicación en su muro de Facebook, cualquiera, no importa y no pasa nada.

Quizás sea un contenido muy violento o sangriento o las dos cosas y si acaso los administradores de la famosa red social “taparán” la imagen o video y dejarán al usuario la opción de ver o no el material en cuestión.

Eso con lo violento o sangriento.

Una feminista o alguien que se sienta identificado con esa cuestión, puede vomitar en su muro lo que le venga de las entrañas en contra de los hombres o de todo aquel o aquella que no piense igual y no pasa nada, Facebook ni se inmutará.

Y lo mismo si es al revés, alguien que ataque o se burle del feminismo lo puede hacer con toda tranquilidad a través de la mentada red social.

Y así pasa con los veganos y antiveganos, los ciclistas y anticiclistas, los amantes de los perros y los que los odian u odian a los amantes de los perros.

También con los fans de López Obrador y sus detractores, los que son comunistas radicales o los de derecha, los religiosos o ateos o antirreligiosos.

Y en cuestión de gustos o aficiones deportivas, Facebook igual le garantiza a cada quien sus filias y fobias, aunque sean llevadas al extremo del fanatismo y la locura y por consiguiente el odio, la intolerancia y la animadversión.

Y así usted tranquilamente, si le va al América puede simplemente expresar en su muro sus gustos por los colores azul y amarillo o ir más allá y burlarse o denostar a los que le vayan a las Chivas, al Atlas, Tigres, Cruz Azul, etcétera. No pasa nada, pero aguante vara porque los de Chivas, Atlas, Tigres, Cruz Azul, Tigres y demás podrán hacer lo mismo.

Pero hay algo que Facebook no tolera y es que alguien se mofe de los homosexuales.

Usted podrá tener varios amigos gays, o incluso ser uno de ellos, burlarse en un tono ligero o muy pesado, pero para pronto Facebook lo censurará a usted y hasta lo “castigará” sin dejarlo hacer ninguna publicación o comentario por unas horas o varios días.

Aparece un mensaje diciendo que se han infringido las reglas de convivencia y bla bla bla.

Por lo visto esas reglas sólo aplican cuando alguien se burla de los gays.

¿Significa que a los administradores de Facebook les gustan las personas de su mismo sexo o que Mark Zuckerberg, creador de la plataforma, es gay y no permite que alguien se mofe de sus preferencias?

Si fuera cierto lo de las reglas de convivencia, cualquier contenido ofensivo (aunque fuera de broma), sería eliminado y entonces Facebook sería medio aburrido o totalmente aburrido y los usuarios comenzarían a dejar de visitar el sitio o darse de baja del mismo, pero esto lo sabe muy bien su dueño y aplicar sus propias reglas con todo el rigor simplemente acabaría con el negocio, entonces mejor hacerse de la vista gorda con los insultos a americanistas, veganos, religiosos, ciclistas, pejistas, etcétera.

Pero lo que sí no soporta el propietario de Facebook o sus empleados que se sienten más dueños que el dueño (pasa muy seguido esto) es que se hable mal de las personas que les gustan los de su mismo sexo.

Y pues es una total incongruencia que mientras en una red social se censuren este tipo de comentarios, en la calle, en los medios, en el cine, donde sea, tanto los gays destrozan a los “heteras” como estos hacen lo mismo con los primeros y poco o nada se puede hacer al respecto.

La libertad de expresión en el Face solo aplica cuando los administradores no se sienten ofendidos. Bonita cosa.

Somos o no somos, dicen por ahí; pretenden educar a la gente cuando ni en su casa ni en la escuela pudieron.

Cada quien su vicio, sus filias y fobias.

Violentos

Recuerdo un hombre en San Juan de los Lagos, que tenía unos 40 o 50 años y que gran parte de su vida la pasó en Estados Unidos, pese a sufrir un leve retraso mental, pero un día se volvió adicto y los familiares con los que vivía en el país del norte decidieron entonces mejor regresarlo a Los Altos con sus padres, unos señores de avanzada edad.

Los papás decidieron tolerar las adicciones de su hijo por no representar un gran problema para ellos, cosa en la que no estaban de acuerdo sus otras dos hijas, solteras y que vivían también en San Juan pero en otra parte del pueblo.

Un día las hermanas llamaron a la casa de los papás, pues tenían días sin saber de ellos y les pareció muy raro eso, contestó el drogadicto con leve retraso mental y les dijo que los había matado por haberse negado a darle dinero para la droga. Las mujeres aún incrédulas fueron hasta la vivienda de sus progenitores y el hombre les señaló donde había enterrado sus cuerpos y aprovechó el estupor de sus parientas para acuchillarlas por la espalda y por poco morían también.

En el rancho Sacamecate, que ahora pertenece a San Ignacio Cerro Gordo, pero en que en aquel tiempo aún era de Arandas, un hombre y una mujer jóvenes se habían enamorado y hecho novios y poco después ella tuvo un niño, hijo de su pareja.

Pero el tipo se transformaba cuando se drogaba y la fémina, cansada de eso, decidió dejarlo llevándose al niño de ambos. Con el tiempo el sujeto pasó unas semanas en la cárcel por el delito de robo.

Cuando salió, lo primero que hizo en compañía de un amigo fue ir hasta el rancho mencionado, con la intención de recuperar a su hijo; llevaba una pistola consigo por lo que pudiera suceder.

En el lugar su ex novia se negó a que le quitaran al niño, por lo que el hombre le disparó hasta matarla, pero no sólo eso, dio muerte también a una hermana, al padre, a la madre y a un hermano que al escuchar los disparos intentó huir pero de nada le valió. El asesino con su hijo y el acompañante huyeron en una motocicleta, dejando atrás los cadáveres de cinco personas.

Todos los occisos estaban de espaldas, a excepción de la mamá de la joven, quien quedó de frente, con una escoba en la mano para hacerle frente al asesino y con un rostro de furia. Fue la única que murió sin miedo pero igual de impotente que el resto de la familia.

En Tepa un muchacho, que no hacía nada, más que drogarse, estaba acostumbrado a pedirle a su mamá o a su tía -que vivían juntas- para el vicio, pero un día ellas, cansadas de ver cómo el joven estaba acabando con su vida, decidieron no darle más dinero para las drogas. El tipo se transformó y dio muerte a sus familiares.

Todos los seres humanos se enojan, pero en algunos la violencia se apodera de ellos y los transforma en bestias, capaces de todo.

Muy lamentables son los casos de violación que se dan en todo el país o en todo el mundo, pero uno consternó de forma especial por tratarse de una menor de 17 años, quien fue abusada por cuatro policías dos cuadras antes de llegar a su casa.

Los oficiales bien pudieron resguardar a la adolescente, quien caminaba sola a las 2 de la mañana, pero hicieron todo lo contrario y abusaron de ella.

Las bestias que violan o matan no merecen el perdón de nadie, ni esta tierra ni en el más allá, pero no estaría de más que cada uno de nosotros se cuide a si mismo o cuide de sus seres queridos.

No puede ser posible que una menor camine sola en la madrugada en una ciudad tan peligrosa como lo es la capital del país. Es de sentido común.

Como también es de sentido común no emborracharse hasta perder el conocimiento con unos amigos o desconocidos en una fiesta o en un antro, pero algunas no lo ven así y cuando pasa algo en automático culpan a los agresores, a las autoridades, a la sociedad en general.

No es quitarle ni un poquito de culpa al violador o al asesino, es simplemente cuidarse a sí mismo y prevenir y evitar los factores que conduzcan a un abuso sexual.

Eso no lo entienden los grupos de mujeres supuestamente preocupadas por las violaciones y el que no esté de acuerdo con ellas enseguida le dicen que están de parte del violador. No.

Un abusador cometió el delito porque así tiene su mente toda retorcida o enferma o porque simplemente se le hizo fácil y aprovechó que su víctima estaba sola, quizá dormida, tal vez en estado inconveniente o en un momento de debilidad. Pero si cada quien tomara algunas precauciones elementales probablemente muchos delitos de este tipo se evitarían.

Todo lo anterior sin dejar de mencionar que las autoridades no están haciendo su chamba, que es no investigar bien y mucho menos castigar justamente.

Lluvias

Cada año es lo mismo, esperamos con ansia las lluvias de finales de primavera o de verano y cuando se retrasan por unos días o semanas nos preocupamos y decimos que esta vez no será un buen temporal.

La mayoría de nosotros no tiene la certeza si este año llovió más, menos o igual que en los pasados, solo tenemos alguna impresión de ello, pero son los meteorólogos los que sí tienen registros exactos de cuánto llovió en determinado periodo de tiempo.

También, los que tienen la dicha de vivir junto a un cuerpo de agua o bien se dedican a la agricultura, pueden saber si tal año fue bueno en lluvias y no sólo tener una impresión.

La cosa es que cuando caen los primeros aguaceros nos da mucho gusto: huele a tierra mojada, se va el calor, los paisajes comienzan a ponerse verdes y húmedos. En fin, es probable que a todo el mundo o a la inmensa mayoría le guste la lluvia y no la sequía de los campos.

Pero cae una tormenta más o menos intensa o ya no se diga una tromba en algún lugar porque se viene la pesadilla de las inundaciones, pérdidas materiales y hasta humanas y en el menos peor de los casos una calle dañada por tanta agua.

Una tía política de Veracruz, donde abunda el agua de forma natural y los ríos tienen el ancho de varias cuadras, me dijo una vez “venimos de donde hay caudalosos ríos y nos estamos ahogando en unos chasquidos de agua en Jalisco”.

Y es que en esta parte del país una lluvia copiosa es una calamidad; no hay año donde una comunidad no se vea afectada por algún aguacero.

Algo hay mal en esto, no puede ser que después de la euforia por las primeras lluvias del año después sean días de temer que alguna tormenta de pocos minutos cause alguna desgracia en alguna parte del país.

Es evidente que el clima y el entorno ha sido modificado por culpa de la civilización y ahora nos tengamos que aguantar y atenernos a las consecuencias, pero parece que hay algo más que todo mundo ha pasado por alto.

Quizás sea el hecho de que se construyen casas, fraccionamientos enteros, en lugares donde aparentemente todo está plano y que cuando llueve surjan ríos de la nada y hagan de las suyas entre las colonias.

Quizás sea también que se ha modificado el paisaje, talando árboles, quitando laderas, cerros, cuencas, para luego hacer todo plano y poner cemento, sin que nadie tome en cuenta de que el agua de lluvia puede recorrer kilómetros y retomar lo que alguna vez fueron sus cauces.

La voracidad urbana tiene una tarifa, la cual normalmente es cobrada cada verano con las lluvias.

Así pues no sólo es el calor excesivo por tanto humo y fuentes de combustión ardiendo, no sólo es la capa de ozono, no sólo es la destrucción de la flora y la fauna en lugares recónditos, el medio ambiente fácilmente es alterado con cosas más sencillas, como edificar un inmueble en un lugar donde antes había un árbol o una corriente de agua.

Y no se aprende la lección, si se aprendiera por lo menos se dejaría de construir en los lugares donde se ha visto que se inunda año con año, pero ni eso, y ni soñar con restituir el paisaje original para que las corrientes de agua pasen sin causar daños.

Buena suerte pues con las lluvias y ojalá no causen grandes daños este año.

¿CUAltos al servicio de la 4T?

Por años la Universidad de Guadalajara se ha alineado o desalineado al gobierno estatal en turno, según ha convenido a sus intereses. Desde que el dueño Raúl Padilla ha regenteado a la Universidad (y los miles de millones de pesos que ésta recibe), la simpatía o el encono universitario hacia las autoridades son mucho más evidentes.

Ahora hay una luna de miel entre la U de G y el gobierno de Alfaro, pues su cuate Enrique Villanueva es el flamante rector general, y así lo será por algunos años si el dueño Raúl Padilla así lo decide.

Quien piense que Alfaro y Villanueva no se tragan por ser de distintos partidos, vive engañado, lo cierto es que el gobernador debe tener más cuates del PRI que de su mismo partido el MC, y si alguien no lo cree que le pregunten al ex gobernador Aristóteles, con quien supuestamente se peleaba Alfaro en las redes sociales para mantener las apariencias.

La cosa es que en teoría debería estarle yendo bien a la U de G con su dueño Padilla y su gerente Villanueva de manita sudada con el gobierno estatal, y ojalá esta buena relación beneficie a los estudiantes con buenos maestros e instalaciones universitarias.

Lo que nunca había visto el que esto escribe es que el CUAltos, nuestra versión alteña de la U de G, muestre abiertamente su simpatía con un gobierno, y menos con el Federal.

A nivel local ha habido convenios del CUAltos con los gobiernos municipales de la región, y las relaciones con los alcaldes alteños han sido cordiales en alguna medida.

Tan fructífera ha sido esa relación que la anterior rectora gracias a ello ahora es diputada.

En general el Centro Universitario de Los Altos ha sabido granjearse a los presidentes municipales de distintos partidos que ha habido en la región, lo que ha significado beneficios para los alumnos como transporte al centro de estudios y apoyos a los estudiantes como becas, alimentación y lugares para hacer sus prácticas, y hasta para encontrar un empleo en alguna dependencia municipal.

Lo que es inédito es la simpatía del CUAltos o de algún funcionario del mismo con el gobierno de López Obrador, el cual está hallando una tribuna en el órgano de difusión del centro universitario.

Atrás quedaron los boletines de los logros académicos del CUAltos, de los apoyos a sus estudiantes, los convenios con entidades públicas y privadas, la inauguración de nuevas instalaciones o eventos nacionales e internacionales.

De unos días para acá los encargados de difundir las cosas del Centro Universitario de Los Altos sólo escriben y publican opiniones de académicos universitarios, quienes se aventuran a descifrar y justificar las “maromas” de la 4T, como aquello de que la Guardia Nacional ni es militar -según- y tampoco la creó AMLO, o de que la renuncia del Secretario Urzúa para nada afecta al gobierno de López Obrador, al contrario… y cosas así.

Conozco personalmente a varios de los encargados de la difusión del CUAltos, periodistas jóvenes y dinámicos. Si de ellos es la iniciativa de ensalzar al gobierno federal, quizás sólo están siendo plurales y quieren ser incluyentes, y en una de esas dejan atrás el tema de echarle flores a la 4T a través de opiniones académicas y luego eligen otra cuestión.

Pero si la idea de defender al gobierno de AMLO proviene de algún funcionario de alto rango o de medio pelo del CUAltos, y para esto usa y abusa de los recursos económicos y humanos del área de difusión del CUAltos, pues qué mal pedo la verdad.

¿Será ésta la manera de pensar de la nueva rectora Karla Planter?, ¿será que ella también quiere algo más para más adelante como Mara Robles y ya vio cuál es el camino?

Y si no representa esto la intención de la rectora, significa una de dos: que ella no manda en el CUAltos, o sí manda pero tiene uno o más insubordinados que hacen lo que quieren, como echarle porras a un gobierno cuando deberían ser neutrales y apartidistas.

Esa fea chamba de “echarle flores” a una autoridad (hay una expresión más fea para eso que no uso aquí por pudor) que se la dejen a Raúl Padilla a través de sus peleles en Guadalajara.

AMLO divide y lo vencerán

Fueron al menos tres veces en mi vida en las que tuve la intervención de algún policía federal en las carreteras. En una de esas, pese a haber cometido una infracción y ser acreedor a una multa, el oficial decidió perdonarme la sanción, no sin darme antes una reprimenda por haber rebasado en un tramo prohibido para hacerlo y hacerme ver los riesgos de tal maniobra.

En la segunda un par de policías federales me ordenaron detenerme por circular a exceso de velocidad y comenzaron a elaborar la notificación de la multa, en lo que yo les decía que prefería pagarles a ellos el equivalente de la sanción para no ir hasta Guadalajara a pagar (en aquel tiempo todavía no se podía pagar en Tepa) y me respondieron que mejor guardara mi dinero porque ellos tenían suficiente y no necesitaban el mío, y que debía pagar en la instancia correspondiente.

En el tercer caso no hubo ninguna infracción, simplemente mi vehículo tuvo una falla en una carretera cuando circulaba entre Querétaro y Guanajuato y un oficial se acercó, preguntó qué ocurría y al explicarle me preguntó si necesitaba algo y le dije que un mecánico o un taller, y entonces el uniformado llamó a la caseta de cobro más cercana para pedir que me enviaran una grúa sin costo para que me apoyara en el traslado del carro.

En ninguno de los casos los oficiales fueron prepotentes ni corruptos, todo lo contrario. Y así hay cientos o miles de casos más, donde los policías federales han actuado de la manera correcta.

Recuerdo también a otro oficial en el Estado de México, que nos dio indicaciones para seguir nuestro camino sin perdernos, y al preguntar de dónde veníamos y responderle que de Tepa, él mencionó que estuvo viviendo en este municipio y hasta recordó con gran afecto al Doctor Manolo, pidiendo que lo saludáramos de su parte.

También ha habido casos donde la Policía Federal ha abusado, o por lo menos se ha hecho de la vista gorda cuando su ayuda fue requerida y nomás no hizo nada, pero quiero pensar que son los menos, sobre todo de unos 20 años para acá.

Pero a López Obrador se le hace fácil descalificar parejo a toda una corporación, a todo un gremio o grupo de personas o instituciones si no piensan como él o no se alinean con su persona.

Ha pisoteado a la Policía Federal, la ha ridiculizado y minimizado a más no poder, y encima se ha ido por la salida fácil de siempre al decir que no sirve, que está corrompida y que está así por culpa de las pasadas administraciones federales, nunca por la suya.

Si los policías federales son corruptos y mañosos, que los acuse, pruebe lo que les imputa, los juzgue un juez y los encarcelen, pero no, lo del Presidente es sólo señalar como niño chiquito, sabedor de que alguien le va a creer sin más ni más.

Y basta con que AMLO señale a alguien con su dedo puro y libre de pecado, para que sus focas aplaudidoras piensen y digan lo mismo.

Y así se la lleva, es suficiente con que el señor diga que tal o cual es corrupto, fifí, neoliberal, conservador, etcétera, para que ¡zaz! la persona, institución o gremio tenga la indeleble letra escarlata de la deshonra de la 4T.

Como ejemplo, como si no bastara con lo de la Policía Federal, está lo de la prensa, que la ha llamado chayotera y fifí y la descalifica simplemente con decir que “él tiene otros datos” y así echa por tierra semanas de investigación periodística.

Pero qué tal Emilio Azcárraga, dueño del emporio televisivo más fifí y chayotero que pueda haber en México y que ahora es muy amigo de AMLO; o Ricardo Salinas que se ha enriquecido aún más con los negocios que está haciendo con el actual gobierno federal. A estos magnates el viejito no les dice nada, pero a sus reporteros, cuidado si publican algo que haga ver mal a AMLO, porque enseguida les espeta los adjetivos favoritos de la 4T para denostar a cualquiera.

La prensa sobrevive muy apenas o ya ni eso; los que nos dedicamos al periodismo nos tenemos que dedicar a uno o más empleos extras para subsistir, pese a que la 4T y sus creyentes imaginan que antes de que el tabasqueño llegara al poder estábamos nadando en dinero, que los neoliberales funcionarios supuestamente nos daban.

Ese es uno de los grandes problemas de AMLO, que muy a la ligera ofende y despotrica contra aquel que no le aplaude y sólo consigue dividir al país, y el linchamiento de sus fanáticos hacia aquellos que supuestamente están en contra de la Transformación de Cuarta.

Eso, en un corto o mediano o plazo perjudicará la gobernabilidad del país, pues AMLO debe cuidar cada vez más dónde pone el pie en cada paso que da. Los trabajadores federales, artistas o deportistas que votaron por él pensando que les iría mejor, ahora están arrepentidos y están en su contra, ¿cuántos policías federales habrán votado por él y ahora se lamentan? 

Y así, el señor ofende cada vez a más gente y no se pone a pensar que un trabajador despedido por su culpa o un deportista sin beca, no sólo ellos resienten su decisión, también sus allegados; a lo mejor usted votó por Morena y hasta ahora le han parecido bien las acciones del gobierno federal, pero un día un familiar suyo le dice que por culpa de AMLO o de un segundón suyo ya no tiene trabajo, ¿usted se solidariza con su pariente o sigue pensando que Andrés Manuel sigue siendo la mera neta?

Y hasta aquí dejo esta columna, debo acostarme temprano porque mañana a primera hora me iré de paseo a Europa por un mes, con el dinero que recibí de los gobiernos neoliberales del pasado. Jajaja.

Y lo que falta…

Se veía venir. El problema de la inmigración ilegal en México apenas está comenzando, lo más difícil debe estar por venir. López Obrador dejó que creciera la bronca, cuando pudo solucionarla de manera sencilla no quiso, y ahora tiene que hacerlo por la fuerza y bajo las condiciones que le puso Trump. Y quién sabe si el gringo quede satisfecho.

Y de todo está pasando: la Guardia Nacional, que no son más que los soldados que llevan más de dos sexenios vigilando el país y agarrando a los delincuentes que los policías locales no quieren detener por miedo, ahora está en ambas fronteras vigilando que los centroamericanos no se brinquen a México, y si ya se brincaron pues que no se pasen a Estados Unidos.

Y está bien pues, pero ahora ¿quién va a perseguir a todos los malandros que hacen de las suyas a lo largo y ancho del país, lo mismo en un ranchito que en un pueblo o en una gran ciudad?

Son 26,000 elementos, según cifras del gobierno, y las fuerzas armadas del Ejército y la Marina están calculadas en unas 50,000, o sea que más de la mitad de esos soldados o marinos ya no están buscando narcos en las brechas, sino en las fronteras vigilando.

Ése uno de los problemas.

Otra cuestión es que los policías federales, esos que AMLO nunca quiso y en general nadie del gobierno federal los quiere, no les hallaron mejor destino que ponerlos al servicio del Instituto Nacional de Migración, cuyo titular Francisco Garduño no oculta su desprecio por estos oficiales y los manda a descansar en chiqueros, luego los regaña y se burla de ellos dándoles unos uniformes que para ser llenados se necesitan dos personas.

¿Merece un policía federal este trato? ¿Trabajará con gusto y con orgullo un oficial así cuyo jefe los desprecia y humilla?

Lo otro es la crisis migratoria que ya se desató, con desgarradoras imágenes de una mujer llorando por debajo de un portón, pidiendo agua limpia y un médico para su hija, o el salvadoreño y su pequeña ahogados en el Río Bravo. El tema de los migrantes centroamericanos que ni Estados Unidos ni México quieren, ya estaba de por sí en boca de todo el mundo, y ahora con rostro y sentimientos de aquellos desesperados y clamando ayuda o muriendo en el intento de cruzar la frontera, la comunidad internacional, sobre todo aquella que es buena para señalar y criticar como los de la ONU, organizaciones de derechos humanos y políticos izquierdistas europeos, ya tienen material para tirarle a los ineptos del gobierno de México y al engreído de Trump.

En fin, aquí no hay mucho que hacer más que darle para adelante al plan que México tiene que ejecutar para agradar al gobierno de Tump. La crisis humanitaria por los migrantes, con la pena y todo pero no es responsabilidad de México. Si un mexicano viaja al extranjero y se queda sin recursos y no tiene ni para comer, nadie lo va a socorrer, entonces ¿por qué habría que asistir a los centroamericanos que por su voluntad intentan cruzar el país y se topan con enfermedades, delincuencia, hambre e incluso la muerte?

Hay que ser optimistas, si deveras México está haciendo bien la chamba que le encargó Trump, paulatinamente los ilegales centroamericanos y de otras naciones dentro del país comenzarán a disminuir y nos evitaremos penosas e indignantes escenas como el del padre e hija ahogados, o de la mujer que llora bajo un cancel pidiendo ayuda.

Continuando con el optimismo, con el paso de los días o semanas, al ya no haber tanto ilegal tratando de llegar a Estados Unidos quizás los de la guardia nacional se pongan, ahora sí, a buscar y detener a verdaderos criminales y no los migrantes que sólo están de paso, aunque de forma clandestina.

Ojalá se acabe este horror pronto; México no debe y ni puede atender y dar comida y seguridad a los migrantes, ni siquiera es capaz de asistir a su propia gente, o sea nosotros los mexicanos, menos a los extranjeros ilegales.

Y Trump seguramente no la está pasando bien tampoco, estas imágenes del drama de los migrantes pueden serle contraproducentes y hacer que pierda la elección, o por lo menos quemarse ante los suyos y el resto del mundo. Ya ven que dijo que odiaba la foto del salvadoreño y su hija ahogados -y con toda razón, no le favorece nada en sus intenciones-, pero para pronto le echó la culpa a la oposición de su país, los diputados demócratas que dice que no quieren aprobar su plan migratorio.

Trump y AMLO nunca tienen la culpa de nada.