Emilio Rodríguez el caricaturista, pionero del Taekwondo en Tepa

Por Jun Ramón Martín Franco

Emilio Rodríguez Jiménez nació el 28 de marzo de 1960 en El Grullo, Jalisco. Casado con la señora Dolores Navarro tuvieron 3 hijos.

La primaria la estudió en la escuela 5 de Mayo, la secundaria en la José Cornejo Franco, la preparatoria en la Regional y la licenciatura en Derecho en la Universidad de Guadalajara.

Emilio tiene dos facetas interesantes, es caricaturista y fue el primero en poner una escuela de Tae Kuan Do en Tepatitlán.

Primero me voy a referir al Tae Kuan Do. Desde chico le llamaron la atención las artes marciales, pero fue en la facultad cuando entró a la escuela de Tang Suo Do (arte marcial tradicional coreano) dirigida por Chuk Norris, su maestro director fue Alejandro Cárdenas y llegó a ser cinta roja.

En 1974 tomó un seminario con Chuck Norris en Guadalajara, y al terminar la facultad regresa a Tepatitlán y funda la primera escuela de Tae Kuan Do, que estaba por la calle Samartín, donde ahora es el consultorio del doctor Javier Vera.

Sus primeros alumnos fueron: Octavio Franco Ruiz, Manuel González “El Gato”, Manuel Flores, Manuel Pérez “Cateme” y Gerardo García Garnica. Al poco tiempo empieza a tener más alumnos. Emilio fue cinta negra a los 22 años.

El año más exitoso fue el del Campeonato Panamericano en Aguascalientes en el año 2013 donde obtienen varias medallas.

Oro: Adrián García Hernández, Jhon Cruz Cuevas, Hugo Maciel Guzmán, José Manuel Reyes Fernández y César Manuel Reyes Hernández

Plata: Nandy Bacilisa Rodríguez Navarro.

Y bronce: Adilén García Hernández y Mónica Castellanos Gutiérrez.

Campeonato Mundial 2014

Bronce: César y Manuel Reyes Fernández.

Oro: Nandy Bacilisa Rodríguez en la Olimpiada Nacional Infantil Juvenil.

Oro: Yosuhuam Rodríguez, campeonato mundial en San Luis Potosí.

Tees platas en el Forthhuorth International Champios Texas.

En 2008, a invitación del gobierno de Corea del Sur, les pagó a 8 tepatitlenses hospedaje y comida porque representaron en artes marciales tradicionales a México.

Yoshuam Rodríguez Navarro preparó a Manuel y César para que representaran a Jalisco en el Campeonato Nacional de la Universidad del Valle de México (UVM) obteniendo buenos resultados.

En 2015 participaron en la Competencia Internacional en San Francisco California.

Caricaturista

Emilio como caricaturista empieza a los 5 años. Le gustaba plasmar a Pancho Pantera y a otros personajes de su tiempo. A los 9 años realizó unos dibujos que no correspondían a su edad y la directora de la escuela se quejó, pero su papá lo defendió diciendo “mi hijo es un artista”.

En la secundaria dibujaba a sus compañeros, pero como era sarcástico no a todos los gustaban sus caricaturas.

Siempre le gustó leer, su ídolo era Julio Verne aunque también leía a Emilio Salgari y a otros; para Emilio su referente fue el reconocido monero ya fallecido Eduardo del Río, mejor conocido como Rius.

Una anécdota interesante fue cuando Emilio asistió a una Feria del Libro a Guadalajara y estaba haciendo fila para que Rius le autografiara un libro, y Emilio le enseñó una caricatura que había hecho sobre Él y al verla le dijo “no cabe duda que entre más viejos nos hacemos, más feos nos vemos”.

La opinión del escritor Dante Medina sobre Emilio es muy elocuente, destaca su gran calidad artística y su talento mágico, y dice que sus caricaturas son el anzuelo para que su proyecto artístico se convierta en un proyecto educativo y sea el camino del conocimiento y la sabiduría, porque dibuja tanto de filósofos, poetas, pensadores de oriente y occidente, y además da a conocer la cultura de Mesoamérica.

Dante Medina considera a Emilio como heredero de los grandes caricaturistas, sobre todo de Rius, y considera que no se le ha dado la dimensión que tiene, porque su calidad artística está a la altura de los grandes del país.

Ha participado en ocho exposiciones de caricatura en la Casa de la Cultura, 18 años participó en la revista Tepatitlán Hoy. Publicó La Flecha por 20 años. Y en el periódico 7 días varios años con caricaturas de contenido social.

De estudiante participó con el doctor en Psiquiatría Jesús Mejía Gudiño en la publicación de un libro titulado “En convivencia con la lectura” publicado por la Universidad de Guadalajara.

Emilio tiene una personalidad muy polémica, lo conozco desde la preparatoria y he entendido que le gusta que la gente piense y saque sus conclusiones, su forma de pensar es muy original y quiere que todos usemos el sentido común para sacar conclusiones en general.

Es muy polémico pero lo conozco y sé que no es mal intencionado. Para mí lo importante es que tenemos a un gran artista en Tepatitlán y hay que reconocerle el talento. Los artistas siempre son diferentes y originales.

Mary Suárez enseña más que cualquier universidad

• Aprenden sus Castores los valores morales más importantes, como el respeto y la solidaridad

• Niños de 7 años se ocupan de enfermos, ancianos, y aprenden a tener disciplina y responsabilidad

Por Juan Ramón Martín Franco

Muchos han escuchado su voz en la Radio Alteña, aunque pocos saben de su gran labor en beneficio de los niños.

Cuando se refundaron los Scout en Tepatitlán, los papás llevaban a sus niños pero había un problema, solamente admitían de 8 años en adelante y quedaban los niños pequeños, y July Alvarado, encargada de los Scout le preguntó a Maricela Suárez Márquez si se quería hacerse cargo de los pequeños a los que llaman Castores, Mary le contestó que le costaba mucho trabajo tratar a los niños pequeños, pero aceptó y lo tomó como un reto.

Originalmente los Castores pertenecían a la ASMAC (Asociación de Scouts de México) pero hubo algunos problemas y decidieron no reclutar niños menores de 7 años, y de ahí se formó la asociación AICSAC, a la cual pertenecen los Castores. Se fundó en Tepatitlán el 20 de mayo de 2017.

El objetivo de AICSAC es contribuir a la formación de niños autónomos e independientes, fortaleciendo las habilidades y aptitudes que contribuyan a su desarrollo integral a través de actividades lúdicas, y de la interacción con el medio que les rodea. Además de fomentar valores sociales mediante el modelaje afectivo de padres y Castores.

Hay cerca de 30 niños que se juntan los sábados de 4 pm a 6 pm, son atendidos por 4 Castoras: Rosy Vivanco, conocida como Malak; Yoly Franco (Nevy), Alexa Barba (acaba de entrar y aún no tiene nombre) y Mary Suárez (Odnax) jefa de la colonia.

Los nombres se los asigna el jefe de grupo de acuerdo a las aptitudes que tienen.

Su slogan es “Siempre compartir lo que se tiene”, fomentan las actividades en grupo y todo lo que realizan tiene un objetivo, como las actividades que fomentan la motricidad que inculcan mucho el respeto.

Coordinan las actividades por un periodo de 2 meses y al término llevan una especialidad que cada niño escoge, como: Ecológica, humanidades, deportes, comunicación, expresión artística…

Por ejemplo, entre los que escogen humanidades, algunos niños les llevan la cena al hospital a algunos enfermos; otros adoptan abuelitos, escogen dentro de su comunidad a algún adulto mayor que esté abandonado y lo visitan, le hacen compañía, le preparan sus alimentos.

En deportes, una niña que estudia valet se propuso aprender un giro nuevo, y cuando lo logra lo comparte con todos.

Todos tienen que escoger su especialidad y tienen que estar en función de los demás. Es muy interesante observar cómo los niños obedecen a sus Castoras y lo hacen de una manera natural, están aprendiendo disciplina, que muchas veces no tienen ni en su casa ni en la escuela.

Aquí no se permite que intervengan sus papás, para que el niño se desarrolle en comunidad con sus compañeros, y algo muy importante que se está perdiendo con tanta tecnología, que es convivir en comunidad y enseñarles a compartir.

Me comentó Mary que al principio no sabía cómo tratar a los niños, pero ahora todos la respetan y le obedecen.

Además de las actividades locales los llevan a Guadalajara a participar en olimpiadas y campamentos.

Mary y su equipo hacen una labor muy loable, como ya dijimos les enseñan a participar en grupo, a tenerle amor y respeto a la naturaleza que es algo que se está perdiendo en la sociedad, el servicio a los demás se les queda grabado para toda la vida.

En general son valores formativos que para mí son más importantes que los académicos, porque si se te olvida la historia la puedes aprender más adelante, pero si no le inculcas al niño los valores morales, más adelante ya no los aprenderá.

Espero que el grupo crezca más, que haya más papás que quieran que sus hijos aprendan, para tener una mejor sociedad.

Felicidades a Mary y a su grupo, porque la labor que hacen no tiene precio.

Güeto, el amigo del Señor de la Misericordia

• Por 30 años elaboró su carro para el desfile

• Dejó de hacerlo cuando acortaron el recorrido

Por Juan Ramón Martín Franco

Si les pregunto por Roberto Becerra de León pocos lo conocen, pero por su apodo seguramente la gran mayoría ha oído hablar de Él, es el famoso Güeto el de los campers.

Nació el 8 de diciembre de 1947, casado con la señora Esperanza Sepúlveda González desde hace 50 años, tuvieron 6 hijos.

Güeto ha sido un gran empresario, innovador, recibió un premio internacional en Madrid, España en 1994 como el mejor fabricante de campers otorgado por la International Award for Commercial Prestige and The Best Trade Name.

Podría enumerar muchos logros empresariales, pero lo que quiero resaltar es su gran labor social.

En 1987 empezó a elaborar el carro del Señor de la Misericordia para su recorrido durante las fiestas de abril, anteriormente lo elaboraban Camiones de los Altos, pero el 1 de abril de 1987 lo mandó llamar el Padre Calderón porque Camiones de los Altos no tenía el proyecto y ya se acercaban las fiestas, y le pidió que elaborara el carro del Señor de la Misericordia, y de ahí en adelante lo elaboró por 30 años seguidos, siempre pagando todo, cada año hacía un nuevo diseño.

Tardaba 4 meses en elaborarlo, empezaba en enero para terminarlo a fines de abril.

El Padre del Santuario lo orientaba sobre el tema, porque siempre llevaba un mensaje: la familia, los niños, la oración, el santo rosario y muchos temas más.

Todo empezaba con unos dibujos, porque el diseño final lo aprobaba el Señor Cura Zúñiga, cuando falleció lo decidía el capellán del Santuario, del padre Chuy Fuente para acá.

Güeto le dedicaba cuerpo y alma al proyecto, los días anteriores a la salida del Señor de la Misericordia dedicaba a la mayoría de empleados a terminar el proyecto y no le importaba cuanto costaba, porque el disfrutaba con terminar el carro, cuidando todos los detalles, incluyendo la iluminación que para él era muy importante.

Este mismo carro lo prestaba para las fiestas de Capilla de Milpillas, Paredones, San Julián y algunos otros.

Durante 15 años lo prestó a Guadalajara para sacar el Santísimo de la Catedral al Santuario.

Güeto nunca platica acerca de lo que ayuda, pero yo sé que apoya con una mensualidad al Asilo, a la Cruz Roja, además ayuda a los discapacitados, a la Casa de Ejercicios, en Navidad reparte despensas, seguido voy a misa a Santa Teresita y siempre lleva fruta o pan para repartirlo entre las personas.

Decidió que ya no iba a elaborar el carro del Señor de la Misericordia porque no le pareció que el día 28 de abril no pasara el recorrido por Cerrito de la Cruz y el Espíritu Santo, porque consideraba que en ese recorrido más personas veían al Señor de la Misericordia, aparte de que era el horario por la tarde-noche y que mucha gente de Guadalajara y los alrededores era cuando podrían ver el carro.

Dice que, como todo en la vida, hay envidia y mucha gente lo criticaba porque no les parecía como quedaba el carro y decidió cerrar el círculo y que otro se encargara. Agradece al Padre del Santuario que regresara el recorrido al día 28 de abril, para él es el día más importante porque va el carro del Señor solo y no nos desvía la atención con los demás carros y las personas se concentran más en su fe.

Al dejar de elaborar el carro del Señor de la Misericordia se concentró en arreglar la Parroquia de San Francisco y se encarga de los adornos, las flores y lo que se necesite para recibir dignamente al Señor de la Misericordia.

Güeto mientras pueda va a seguir apoyando a diferentes instituciones, sé que nunca le han dado ningún reconocimiento por sus 30 años de apoyo al carro del Señor de la Misericordia.

Quiero rendirle un agradecimiento y un homenaje por todo el apoyo que ha dado a la sociedad y que Dios lo bendiga por ese gran corazón que tiene.

Javier es un niño diferente

• Sólo le interesa la vida de los santos

• Tiene 7 años y quiere ser sacerdote

Por Juan Ramón Martín Franco

Javier Navarro Navarro nació el 25 de octubre de 2012. Cuando estaba en el Jardín de Niños Mundo Infantil, la maestra Rosy Franco le platicó de la Biblia, lo que le llamó la atención y empezó a observar a los santos y preguntó por qué San Miguel pisaba al diablo.

En una ocasión lo invitaron a salir en el viacrucis y la crucifixión como Gestas, pero no le pareció porque Él quería salir de Jesús.

El primer santo del que se aprendió su vida fue San José, y se le quedó grabado a tal grado que cuando cumplió los 6 años pidió que le pusieran su camiseta de San José y que su pastel también fuera del Santo.

Cuando escucha hablar de cualquier santo busca en internet y se aprende su vida.

Cuando fui a platicar a su casa me invitó a ver su cuarto y en la repisa tenía puras figuras de santos y no juguetes, se sabe sus nombres y su biografía.

Al ver todo esto pensarías que es un niño tranquilo, serio, algo místico, y la verdad que no, es alegre, inquieto y realmente disfruta lo que hace. Me invitó a ver sus videos, como Tierra de Misiones y otros, todos relacionados con la religión.

Cuando le preguntan que si tiene muchos amigos dice que no, porque no a todos les gusta lo que a Él, pero no le preocupa ni le molesta.

Quiere ser sacerdote para ayudar a las personas.

Tiene tres hermanos: Salvador de 15 años, Alexa de diez y Lizeth de 4.

Sus papás siempre lo apoyan, y sus familiares y amigos ya saben qué reglarle.

Su papá y su mamá me comentan que no saben si va a ser sacerdote, pero ellos quieren que sea un hombre de bien y un buen ciudadano.

Normalmente los niños usan el celular o la Tablet para buscar juegos y estar informados sobre los artistas de moda, Javier los utiliza para informarse quién es el santo del día y aprenderse su biografía, y para ver videos sobre pasajes de la Biblia.

Definitivamente Javier es un niño diferente.

Mi amigo Moisés

• Una historia de amor, después del terror

• Se casaron en el campo de concentración

Por Juan Ramón Martín Franco

Cuando era estudiante conocí a Moisés, un judío ruso que se casó con una señora polaca en un campo de concentración nazi.

Lo empecé a tratar porque era mi vecino, vivía en el mismo edificio en el piso de abajo, en la esquina de Libertad y Emerson, enfrenten del edificio llamado Torre la Paz y a una cuadra del Consulado Americano en Guadalajara. Y como todos los días coincidíamos en ir a comprar el periódico nos hicimos amigos.

Todos los días que podía lo visitaba y la señora siempre me regalaba algo, una fruta o una galleta que cocinaba muy sabrosa.

Al paso del tiempo se enfermó y yo le ayudaba en lo que podía. Me comentó que fue del ejército ruso que combatió contra los nazis y que tuvo un buen rango. Padecía de artritis, creía que fue consecuencia de una ocasión en que pasó día y medio metido en un manglar con el agua hasta la cintura y no se podía mover porque estaban rodeados por el ejército alemán.

Quedó afectado por la guerra física y psicológicamente. Como anécdota, vivíamos varios compañeros de Tepa en el piso de arriba de donde Él vivía, y tenía yo unos compañeros que dormían en litera, el de arriba dejaba caer las botas ya que se subía, aunque en ocasiones dejaba una bota abajo y luego dejaba caer la otra, y un día me dijo don Moisés: Dile a tu amigo que las deje caer juntas, porque siento como si fueran bombas y no puedo dormir cuando deja caer nada más una, esperando a ver a qué hora deja caer la otra.

Su enfermedad avanzó y un día me dijo que el fin de semana se iba a ir a la ciudad de México a operar, pero que Él sabía que ya no nos íbamos a volver a ver, y ese fin de semana no tuve las fuerzas necesarias para despedirme y me vine a Tepa. Era la primera vez que una persona me decía que se iba a morir.

Efectivamente, murió en la operación, y su esposa (que no me acuerdo de su nombre) se quedó en la ciudad de México dos meses. Cuando regresó fui a visitarla y yo iba triste, y me dijo: “no estés triste, yo no lo estoy porque Él vivió ocho años más por mí”.

Y me platicó que hacía ocho años le habían detectado cáncer y le preguntó al doctor que cómo lo curaba, y éste le dijo que la operación solamente la realizaban en Houston, que era cara y que no garantizaba que se salvara.

Con esta noticia salió del consultorio. Era un viernes a las 2 de la tarde y se fue directamente al Consulado Americano para sacare su visa, cuando llegó ya estaba cerrado y le dio una propina al vigilante para que le diera el domicilio del Cónsul.

El sábado se levantó a las 7 am y en un taxi fue a la casa del Cónsul, timbró y salió una persona y Ella le pedía hablar con el Cónsul, le decían que no estaba y Ella hablaba más fuerte diciendo que sí estaba, y como hizo un escándalo la pasaron a la casa y salió el Cónsul, Ella le decía que necesitaba una visa para ir a curar a su esposo a Houston y el Cónsul le decía que fuera el lunes al consulado, y Ella le dijo: “No creo que tú quieras ser el culpable de que se muera mi marido”. Y fue tanta su insistencia y fortaleza de la Señora, que el cónsul le dijo a su chofer y guardaespaldas que lo acompañaran a la casa de la Señora, y a las 8 de la mañana llegaron y le dijo a Don Moisés: “Aquí está el cónsul de los Estados Unidos”.

Al ver enfermo a Don Moisés, el Cónsul le selló la visa y la Señora le dijo a éste: “¿Con qué le pago?”. Don Moisés pintaba y le dijo “te regalo lo que quieras”, y Él le contestó que con lo que hacía estaba pagado.

Ya había un problema resuelto, le faltaban dos: uno de ellos conseguir dinero, visitó a parientes y amigos, les vendió sus collares y pulseras y compró el boleto de avión, y para el domingo ya lo estaban internando en el hospital. Le dijo al doctor: “Cúramelo, no tengo dinero, pero lo que tengo es tuyo”. El doctor no le cobró y el hospital le hizo un buen descuento.

Me dijo: “a ti te consta que no dormía por cuidarlo, en vida le dediqué todo el tiempo, por eso no estoy triste” y me volvió a repetir “haz todo en vida, no te esperes a que alguien se muera”.

Y me dijo: “Como Moisés te quería mucho, escoge unos zapatos y una corbata (nuevos)”, tenía la ropa usada que la iba a mandar a Israel, y lo nuevo separado.

Me mostró una carta escrita por un sobrino, donde le decía que tenía voluntad de hierro. Y me dijo: “Te voy a contar mi historia”:

“Yo vivía en Auschwitz, en Polonia, donde estuvo el mayor campo de concentración para judíos de toda Europa, y me dedicaba a sacar paisanos de la ciudad para que escaparan, vi cómo agarraron a mi papá y a mi hermano y los fusilaron, yo estaba escondida y seguí ayudando hasta que me agarraron y me metieron al campo de concentración, ahí conocí a Moisés y nos casamos en el mismo campo. Al terminar la guerra nos venimos a México cuando Echeverría era secretario de Gobernación y el presidente era Díaz Ordaz”.

Y agregó: “Después de lo que he vivido nada me dobla. Ustedes los mexicanos no han sufrido como nosotros, acuérdate que todo tiene solución, menos la muerte”.

Ese día aprendí el significado de estas palabras y me quedó claro que a veces nos quejamos de muchas cosas que tienen solución.

Tenemos que darle importancia a las cosas que valen la pena, y como la Señora, a no tener límites para buscar soluciones.

Luis Antonio Padilla Martín, triunfador en Estados Unidos

Otro tepatitlense

• Organizó una liga de futbol y con un equipo de niños llegó a la final nacional.

• Fue nombrado entrenador del año y lo mandarán a un curso al Club Barcelona

Luis Antonio Padilla Martín nació el 7 de febrero de 1989 en Tepatitlán, es hijo de José Antonio Padilla y Luz del Carmen Martín. Estudió la primaria, secundaria y preparatoria en el Colegio Morelos, y para estudiar la carrera de Mercadotecnia emigró a Estados Unidos a la Universidad de Kansas City.

José Antonio siempre jugó futbol y tenía buenas condiciones. En Kansas City conoció al señor Raúl Villegas que tenía varios equipos y decidieron organizar la Liga Latina de Futbol, incluyendo a jóvenes, mujeres y adultos. La idea era promover el futbol entre los latinos, sobre todo en comunidades pobres.

Inscribieron a un equipo de niños de 10 años en las ligas organizadas. Allá como aquí tienen que estar registrados en la Federación para poder participar en todos los niveles: Local, Estatal. Regional y Nacional.

Con este equipo empezaron en la División 4ta y fueron ganando hasta llegar a la División 1ra.

Practicar el futbol cuesta dinero, todo te cobran, canchas, uniformes, entrenadores.

Con este equipo ganaron en la Local y pasaron a la Estatal y obtuvieron el 1er lugar, compitieron en la Rgional en la que participan 12 estados, el torneo fue en Indiana y volvieron a ganar. Había niños que nunca habían salido de la ciudad, fue toda una experiencia viajar a otros estados y dormir en hoteles.

Había padres que no podían pagar todos los gastos, así que consiguieron varios patrocinadores, entre ellos la Telefónica Spring que aportó 10 mil dólares, en total se gastaron 60 mil.

Después del triunfo regional pasaron a la Nacional que fue en Frisco, Texas, quedando sólo 4 equipos y pasando a la final contra California, ahí perdieron 2-1. José Antonio lo considera un gran logro, dadas las condiciones del equipo.

La Telefónica Spring les hizo un reportaje que fue difundido a nivel nacional.

José Antonio, junto con el señor Raúl Villegas realizaron una gran labor, recogían a varios niños, los llevaban a entrenar y los regresaban, todo a costa de sus bolsillos.

Se siente orgulloso de su labor. Ocho niños se fueron a las fuerzas básicas del Sporting Kansas City, y uno está llamado para ir a la Sub 15 de la Selección Nacional.

Aunque no todos van a ser futbolistas esta experiencia les cambió la vida, y comenta que lo más importante es ayudar a que sean personas productivas, buenos ciudadanos.

Cuenta con su nombramiento de entrenador, “para lograrlo te checan tu historial y si te comprueban algo negativo no te dan la licencia”, dice.

Actualmente sigue ayudando a los equipos, y para mantenerse y seguir aportando tiene una empresa de publicidad.

Por sus logros en la Convención de Chicago, en la Asamblea de Entrenadores de la MLS y Amateurs, fue nombrado Entrenador del Año en el área juvenil de todo Estados Unidos, US Youth Soccer.

Ha salido en varias revistas y como premio va a ir a un curso de entrenadores al Club Barcelona con todos los gastos pagados.

Otro tepatitlense triunfador.

José Manuel Maciel hace campeones

• Sus pupilos se trajeron varias medallas de Perú

Por Juan Ramón Martín Franco

José Manuel Maciel Jiménez nació el 19 de junio de 1961 en Tepatitlán, está casado con Rosa Arcelia Palos Lupercio y tienen 3 hijos: Emanuel, Rosa Isela y Mariana.

Estudió la primaria en la escuela Miguel Padilla, la secundaria abierta, igual que la preparatoria hasta el segundo año.

En 1979 trabajó como chofer en camiones Tepa-Guadalajara, y a partir de 1980 y hasta 1986 en Julián de Obregón.

De 1986 a 1992 regresó a Camiones de Los Altos.

De 1992 a 1999 trabajó de chofer para Aceite Cristal.

Cuando trabajaba en esta empresa manejando entre La Piedad y Pénjamo recibió una pedrada en el ojo y tardó 6 días en llegar al especialista, pero ya era tarde y perdió el ojo. Duró un año incapacitado y al final lo pensionaron.

Durante 4 años se dedicó a fabricar cortinas en su casa.

En 2004 entró a trabajar al Ayuntamiento como promotor deportivo en el área de deporte adaptado.

En ese año un solo deportista participó en la Paralimpiada Nacional. Para 2006 visitó la escuela de Educación Especial y reclutó a 5 atletas.

José Manuel ha recibido varios cursos de capacitación, aquí parte de su curriculum:

Desde 2005 a 2018 ha participado como entrenador voluntario en CODE Jalisco en boccia y paratletismo, así como jefe de jueces en boccia en las distintas paralimpiadas y eventos nacionales.

• En 2006 capacitación como técnico práctico en béisbol.

• 2006 curso de recreación y la utilización del tiempo libre y su aplicación al deporte adaptado por parte del CODE Jalisco.

• En 2007 curso de introducción al deporte de Boccia para Personas con Discapacidad A.C. y además curso técnico-práctico en acondicionamiento físico.

• En 2008 fue presidente de deportes asociados de Personas con Parálisis Cerebral de Jalisco A.C.

• 2009 asistente técnico de natación en juveniles parapanamericanos en Bogotá, Colombia.

• Ponente en el 7º Congreso Internacional de la familia en Expo Guadalajara.

• 2011 Director de competencia de boccia de los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011.

• 2012 participó como staff técnico de natación en el Abierto Mexicano de Paranatación en Boca del Río, Veracruz.

• 2013 asistió como staff técnico a Boccia American Cup, evento realizado en la ciudad de Olate, Kansas en Estados Unidos, y logró que Luis Antonio Campos Aguilar, deportista tepatitlense, participara en este evento.

• 2013 le entregaron el reconocimiento por su destacada labor al servicio de la comunidad en el Gobierno Municipal.

• 2013 asistió como entrenador nacional de boccia en los juegos juveniles parapanamericanos en Buenos Aires, Argentina.

• 2014 logró que Luis Antonio Campos Aguilar asistiera a la competencia “2014 Boccia World Championships” en Beijing, China. José Manuel asistió como auxiliar técnico.

El 40 de abril de 2016 recibió del ayuntamiento de Tepatitlán la Presea 30 de Abril por su aportación a la sociedad.

Del 2015 al 2018 asistió junto con sus atletas municipales a todas las paralimpiadas nacionales e internacionales tanto en paratletismo como en boccia.

• 2017 entrenador en el Abierto Mexicano de Paratletismo en San Luis Potosí.

• En septiembre de 2017 asistió como entrenador del Estado de Jalisco en paratletismo a la Paralimpiada Nacional en Colima 2017.

• En los Juegos Paralímpicos en Perú, Ángel Moisés Enríquez Torres fue 4º lugar en 1500 metros, es de Acatic.

• Rodrigo Jacob de la Torre Huerta ganó medalla de bronce en lanzamiento de disco.

• Bryan Leonel Enríquez González medalla de plata en lanzamiento de jabalina.

Para llegar a estos logros José Manuel ha trabajado arduamente y además con gran cariño para sus alumnos que entrenan todos los días de lunes a viernes, a veces los sábados, los lleva a San Miguel, que tiene la pista de atletismo más cercana, ya que aquí no hay.

No tiene ayudantes y a algunos hay que cambiarles pañales, a otros amarrarlos para que puedan lanzar el disco o la jabalina.

El promedio que maneja el CODE por instructor es de 5 a 6 alumnos, y José Manuel trabaja con 30 él solo, dice que ha recibido muchas satisfacciones y se retroalimentación de sus alumnos.

Por primera vez recibió apoyo económico federal, él y los que ganaron medalla en Perú, lo cual agradece porque a veces no tienen ni para los tenis, ya que un corredor de estas características se acaba los tenis en 2 meses porque trotan 3 horas diarias.

José Manuel es una persona sencilla que le apasiona lo que hace, él no presume sus logros, es un ser humano muy sensible, alguien a quien la sociedad debemos agradecer y estimular para que su ejemplo se replique.

Felicidades José Manuel por tu dedicación y tus logros, que sigas cosechando triunfos y conserves tu sencillez y honestidad.

El gran Ramón López Murguía

• Una historia ligada a la avicultura de Tepatitlán

• Contribuyó a la primera vacuna contra la influenza

• Lo han llamado para conferencias de todo el mundo

Por Juan Ramón Martín Franco

Ramón López Murguía nació el 18 de febrero de 1949 en Santa Cruz de las Huertas, municipio de Tonalá, Jalisco.

Casado con Angélica García Torres, con quien tuvo cuatro hijos: Angélica, Nohemí, María del Mar y Ramón.

Estudió hasta el cuarto año de primaria en Santa Cruz y el quinto y sexto en Tonalá. La secundaria la estudió en la Número 2 para Varones en Guadalajara, la preparatoria en la Número 2 de la U de G en Talpita, la licenciatura en la Escuela de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad de Guadalajara, y la especialidad en Producción Avícola en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Trabajó dos años en el Laboratorio de Diagnóstico en Tlaquepaque (RENALDI) dependiente de la Secretaría de Agricultura y Ganadería, y cinco años en la empresa Avícola Corona Ramos de Ciudad Guzmán.

En 1978 llegó a Tepatitlán invitado por el Grupo Vitep, que en ese tiempo se componía de 10 socios: Rodolfo Camarena, Alfonso González, Benjamín Pérez de Anda, Raúl Estrada, Guillermo Navarro, Salvador de Anda, Cleofas Casillas, Altesa, Rosendo Gutiérrez Martín y Rosendo Gutiérrez Gómez.

Lo contrataron como asesor de servicios técnicos en Clínica, Producción y Sanidad para sus empresas. Iniciaron en Pedro Medina de 1978 a 1981, en lo que ahora es el hotel del señor Antonio Gutiérrez Martín, de ahí se pasaron a Previtep en 1982.

En ese tiempo lo contrataron por 3 meses y lo pusieron a prueba. Tenía que convencer al 60% de los socios. Pasó la prueba y lo contrataron de tiempo completo. Había 10 empleados: el gerente Arturo Esquivias, la secretaria Angelita Aceves, el químico Ernesto Gómez, el nutriólogo Carlos Fontanet y 5 obreros.

Debido al éxito se unieron ocho avicultores más: los González Reynoso, González González, Ganaderos Unidos, La Unión Tepatitlán, don Ezequiel Gutiérrez, Felipe de Alva, El Chaparral e IPASA. Hubo necesidad de contratar a otro médico, Víctor González, aunque su especialidad era el ganado bovino y el doctor Ramón lo preparó.

En 1994 ayudó a fabricar la primera vacuna contra la influenza en México, junto con el doctor Fernando Layseca, Victoriano Carranza, Víctor González Pérez y Héctor Jhonson, lo cual ayudó a combatir el brote de 1995 en Puebla y Querétaro. La Asociación de Avicultores de Tepa les dio un reconocimiento por el desarrollo de la vacuna.

En el 2015 se salió del Grupo Vitep y siguió siendo consultor de empresas nacionales y transnacionales.

Desde 1986 ha sido maestro de la Universidad de Guadalajara en el CUCBA (Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, en la cátedra de Clínica y Producción de Aves.

Ha dictado conferencias en varias partes del país como en Sonora, Puebla, Nuevo León, Veracruz, Querétaro, Aguascalientes y algunos otros lugares. Y a nivel internacional en Buenos Aires, Argentina, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Ecuador, Brasil, Cuba Estados Unidos, Francia, Austria, Alemania… la que recuerda con gran cariño fue en Madrid, España en la Universidad Complutense, a donde asistieron más de 100 expertos de toda España.

En las conferencias ha tratado varios temas, los más comunes son: Influenza Aviar, Enfermedades Respiratorias y Bacterianas, y otras enfermedades inmunosupresoras (bajas las defensas), enfermedades tóxicas y manejo de las aves.

Ha recibido varios reconocimientos, en el 2011 el Pavo de Oro, reconocimiento nacional por su trayectoria y profesionalismo. En 2013 la U de G le dio un reconocimiento por su trayectoria profesional.

Padrino de varias generaciones de veterinarios, en Querétaro hay una Asociación de Médicos a nivel nacional que otorga anualmente un premio que lleva su nombre y que cada año lo entrega Él personalmente, el “Premio Ramón López Murguía”.

Desde el trienio del doctor Hugo Bravo es el encargado del Rastro Municipal. Solamente de abril a septiembre de 2018 fue regidor suplente del presidente Hugo Bravo.

En su juventud fue presidente de la Asociación Católica de Jóvenes en su natal Santa Cruz de la Huerta, donde aprendió del padre Vallejo que a esta tierra venimos a servir y lo demás viene por añadidura. Siempre ha sido el líder de su familia y apoya a sus hermanos y a sus hijos. Le gusta que todos los que lo rodean progresen.

Sigue jugando futbol y es el líder del equipo, el que los une y les organiza convivencias.

Ramón es una persona sencilla a pesar de sus logros, siempre amable y dispuesto a apoyar al que se lo pida, es un líder nato, que por naturaleza hace que las cosas giren a su alrededor.

Quiere seguir trabajando como consultor de empresas nacionales e internacionales, y seguir apoyando a su familia y a sus amigos.

Donde va pone en alto el nombre de Tepatitlán.

Ramón es un tonalteca de nacimiento, pero tepatitlense por adopción.

Luis Gutiérrez nació para dejar huella

• Solamente su humildad supera a su sabiduría, dice

• Lo invitaron al Atlas y a Chivas, y prefirió ser poeta

Por Juan Ramón Martín Franco

Don Luis Gutiérrez Medrano nació el 25 de agosto de 1927 en Guadalajara y fue registrado en Tepatitlán.

Sus padres fueron Rafael Gutiérrez y Dolores Medrano.

Estudio la primaria en el Colegio Morelos y la Secundaria y Preparatoria en Guadalajara en el Colegio Cervantes (en Tepa no había secundaria), entró a la Facultad de Ingeniería Civil pero sólo estudió el primer año, decidió salirse para casarse con su chaparrita (como él le dice), la señora con quien tuvo 12 hijos. Tenía 22 años.

De ahí en adelante se dedicó al rancho, a la siembra y la cosecha.

Una de sus pasiones fue el futbol y empezó a jugar a los 11 años y jugó en casi todos los equipos, siempre sobresalió por sus grandes cualidades, cuando estudiaba en el Cervantes fue siempre seleccionado y le tocó jugar contra los mejores colegios de Guadalajara.

Tiene el honor de haber sido invitado a jugar primero al Atlas pero su papá no lo dejó, después al Guadalajara pero tenía rotura de ligamentos cruzados y decidió no ir.

Era un jugador muy hábil que se podía quitar a varios contrincantes en un palmo de terreno. Jugó hasta una edad avanzada y nunca perdió la clase, dice en broma que jugó con todos los de Tepa.

A Don Luis le decían el Niño Prodigio por su gran capacidad e inteligencia.

A los 13 años le escribió a su padre Don Rafael una poesía en soneto que es de los géneros más difíciles.

Se educó con su tío el canónigo Luis Medrano, una persona muy culta que en su tiempo lo consideraban mejor escritor que Juan José Arreola, tenía una biblioteca de más de 10 mil volúmenes, sabía latín, griego, tocaba piano, pintaba, sabía teología y filosofía. Con este maestro Don Luis supo aprovechar para convertirse en un gran poeta.

Don Luis lo define con una frase: “Los genes nos predisponen y el ambiente nos determina”.

En este ambiente se le fue formando su carácter y se convirtió en todo un bohemio, persona sencilla, con sabiduría y supo transmitir sus vivencias en palabras convertidas en poesía.

Como dice Alejandro Cravioto Lebrija: “A veces realiza cosas que, a los ojos de los demás no tienen sentido, ni razón de ser”.

Escribió el libro de poesías llamado Perfumes de otros tiempos.

En este libro nos transmite sus recuerdos y experiencias y las tradiciones culturales de Tepa.

Refleja los valores alteños y cristianos, reclama ante el dolor y el sufrimiento, y al mismo tiempo comprensión ante la pérdida de valores y la injusticia social.

Leerlo es bueno, pero oírlo declamar por Él o sus hijos no tiene comparación.

Su poema “Si yo tuviera ese don de la palabra” ganó el primer lugar en el concurso celebrado por el primer centenario de la elevación a la categoría de ciudad de la hasta entonces Villa de Tepatitlán.

Es un poema que deberían darle más difusión, inclusive enseñarlo en las escuelas, relata a Tepatitlán en el tiempo.

El gobierno de Tepatitlán creó el premio a las letras Luis Gutiérrez Medrano como un reconocimiento a su obra.

Don Luis aparte de las cualidades que ya he comentado es divertido y de una memoria excepcional.

Una de sus frases a manera de broma dice: “Sólo mi humildad supera mi sabiduría”.

Cuando a su hija Lupita, ya fallecida, la invitaron de artista en Guadalajara comentó “No hay que dejarla ir porque tenemos mala suerte, va a triunfar y la perdemos”.

Ha recibido varios reconocimientos en Tepatitlán, la presea 30 de abril por su obra literaria.

La Preparatoria Regional por medio de Jorge Villaseñor en Juglarías le otorgó el reconocimiento por apoyo a la cultura.

Recibió el Mérito al Adulto Mayor Región Altos Sur (de cada ciudad se escogió a una persona y votaron para ver cuál tenía más mérito y ganó Don Luis. El reconocimiento se lo dieron en el Teatro Degollado. Se sintió muy contento porque varias veces acudió a ver a diferentes cantantes como Plácido Domingo y ahora le otorgaban su reconocimiento.

Se siente orgulloso de su familia, dice que su mujer es su soporte, tienen 70 años de casados.

Platicar con Don Luis es toda una experiencia, se acuerda de todo, recita sus poesías al pie de la letra, se sabe de memoria todos los emperadores romanos y de lo que le preguntes se acuerda, sin duda es una persona que nació para trascender y dejar huella.

Miguel Ángel López, productor de atletas

• Sus entrenados han obtenido 47 medallas, incluyendo la de oro de César Daniel Gómez en los Panamericanos

Por Juan Ramón Martín Franco

Miguel Ángel López Navarro nació el primero de abril de 1979 en Tepatitlán. Sus papás son Rafael López Barba y María Consuelo Navarro. Tiene 4 hermanas y un hermano que es sacerdote.

La primaria la estudió en la Juan Escrita, la secundaria en la Ana María Casillas y la preparatoria en la Prepa Regional, la licenciatura en Cultura Física y Deportes en la Universidad de Guadalajara.

Empezó a correr a los 15 años y en poco tiempo participó en competencias, la primera carrera fue en las fiestas patrias de 1994 en la categoría Juvenil de 4 km y la ganó.

En 1996 fue seleccionado estatal en la carrera de campo traviesa y en la olimpiada nacional en pista de 10,000 metros.

En esta época su papá no quería que corriera porque salía por uno o varios días de la ciudad, pensaba que era perder el tiempo y además tenía desconfianza de que se fuera a otro lado, cuando llegaron los triunfos y vio que su hijo se entregaba al 100% lo apoyó.

En los 70 hubo un grupo llamado Galgos que lo lideraban Lupe Lomelí, Pepo Mora y Chuy Prado (radiotécnico), practicaban las carreras y las promovían, después hubo varios grupos y en el 95-96 se fundó el Club Atlético de Tepatitlán, primer club de atletismo afiliado a la Asociación de Atletismo.

En 2002 con el apoyo de Lupe Lomelí, ya que terminó su licenciatura en Cultura Física y Deportes, formaron un grupo y empezaron a entrenar formalmente, formaron un club y le pusieron Galgos Tepatitlán, Galgos para rescatar la tradición y Tepatitlán para identificar a la ciudad, y empezaron a participar en eventos oficiales apoyando a niños, adolescentes y jóvenes.

Para mantenerse trabajó en el periodismo en el semanario El Alteño y otros medios, y después en la fisioterapia y entrenaba a jóvenes (sin sueldo).

A partir del 2004 incursionó en las carreras de montaña y participó en varios eventos a nivel nacional, en 2004 corrió el primer mundial en Italia, y en Suiza ganó una carrera de montaña.

En 2006 ganó el quinto lugar mundial en competencia de montaña en Colorado Spring.

En 2010 el décimo lugar mundial también en Colorado Spring, fue una competencia muy dura, empezó en la ciudad que está a 1,800 metros, recorrieron 21 km de ascenso hasta llegar a los 4,000 metros de altura y enseguida bajar otra vez.

Participó en 14 mundiales de montaña como seleccionado nacional, en 4 NACAR (Norte y Centro América) en modalidad de montaña.

Los vuelos los costeaba con patrocinadores y con dinero propio, los gastos de hospedaje y comida se los daban los organizadores.

Para mantenerse competitivo corría 240 km por semana, promedio de 35 km diarios, para entrenar sacrificaba la opción laboral y buscaba un trabajo que le permitiera prepararse, daba clases en el Cecitej.

Comenta que lo más complicado fue romper esquemas; cuando empezó no había cultura del deporte y los amigos lo invitaban a fiestas y él prefería dormir temprano, entrenar y ser disciplinado como lo había educado su papá.

Sigue corriendo hasta que lo operaron de la facia plantar (planta del pie) por desgaste.

Actualmente colabora en el Ayuntamiento como promotor deportivo en el área de atletismo y ayuda en otras disciplinas, y además es el entrenador regional del CODE en fondo y marcha.

En el CODE se basan en resultados y Miguel Ángel es de los más exitosos, entre sus logros están:

En 2019 consiguió que 18 de sus discípulos fueran seleccionados por el Estado logrando

• 22 medallas nacionales

• 2 medallas nacionales de montaña

• 7 medallas en olimpiadas nacionales

• 6 medallas en nacional de federación selectivo a eventos internacionales

• 4 medallas en nacional de primera fuerza selectiva a panamericanos

• 3 medallas nacionales en media superior

En el NACAR de Querétaro obtuvieron medallas:

• Eduardo Cortés, plata en 2000 metros con obstáculos

• Israel Tinajero en 1500 metros plano medalla de plata,

Israel es de Zapotlanejo y fue entrenado por Miguel Ángel Ontiveros Vázquez, y cuando vio que tenía condiciones lo mandó con Miguel Ángel.

César Daniel Gómez obtuvo la primera medalla olímpica de los alumnos de Miguel Ángel, la obtuvo en los panamericanos de Costa Rica sub 20 oro en 3,000 metros con obstáculos, y bronce en 5,000 metros planos.

Le gustaría que las escuelas apoyaran a los que tengan cualidades para que puedan competir, siempre y cuando cumplan con sus otras obligaciones, por medio del deporte ha podido ayudar a obtener becas para que estudien la universidad, como el caso de Paola Gómez (hija de Pillo Gómez Vivanco), lo buscaron para ver si tenía un atleta con ciertas características y Miguel Ángel la recomendó y la aceptaron en la Universidad de las Américas en Puebla.

Quiere seguir produciendo atletas de las nuevas generaciones, mantener a los que ya están, proyectar a otros y para él lo más importante es seguir desarrollando los mejores ciudadanos a través de la disciplina y el ejercicio.

Está casado con Liliana Carranza Alcántar, tiene 3 hijos, el mayor que también se llama Migue Ángel tiene 14 años y ya es seleccionado estatal. Tiene una familia muy sólida, su mujer es su fortaleza, desde novios lo ha apoyado.

Miguel Ángel tiene logros fuera de serie tanto como corredor como entrenador, es una persona recta, trabajadora, entregada y convencida que su misión en esta vida está en el deporte y ayudar a los demás. Termino con la frase de Miguel Ángel:

“En un deporte como el atletismo cuenta el talento, pero es más importante la disciplina, en las pruebas de fondo la preparación es de lunes a domingo”.