Le harán su camino a Los Yugos en Cañadas

Cañadas de Obregón, Jal.-  La terracería que actualmente conduce de Cañadas de Obregón a la localidad de los Yugos se convertirá en empedrado ecológico y huella de concreto hidráulico, ya que parte de los 10 millones de pesos que se destinaron el año pasado del Gobierno Estatal al municipio de Cañadas se utilizará en esta obra.

Los Yugos es una de las pequeñas localidades de Cañadas que se encuentra a aproximadamente 20 kilómetros de la cabecera, kilómetros que por años han sido de terracería y piedras, lo que ha provocado que el pintoresco lugar disminuya su población debido al aislamiento en sus vías de comunicación. En el 2010 se contabilizaron 155 habitantes, cuando 10 años atrás el número alcanzaba 224 habitantes.

Sin embargo para este próximo año el trayecto ahora será de empedrado ecológico y huella de concreto hidráulico en todo el camino que va de la cabecera municipal de Cañadas de Obregón a la localidad de Los Yugos, por lo que ahora lo que toma aproximadamente una hora para trasladarse de un punto a otro, se pueda realizar en menos de media hora.

Que sí hay dinero, pero no para El Zapotillo

• O sea, hay para reubicar y para indemnizar, no para construir

Cañadas de Obregón, Jal.- Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió a pobladores de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, que no habría más recursos para la construcción de la Presa El Zapotillo mientras no hubiera un acuerdo en común, lo cierto es que este fin de semana en la presentación del Paquete Económico 2020 propone etiquetar 247 millones 374 mil pesos para continuar con el proyecto, sin embargo el presupuesto etiquetado es muy pequeño en comparación a otros montos que se le han asignado al proyecto, por lo que este presupuesto ha generado dudas en ambas partes del conflicto y ha dejado a todas las partes involucradas confundidas. 

El gobierno de Jalisco no quedó muy contento con lo presupuestado, ya que el dinero se destinaría a acciones como el acueducto a León, el pago de indemnizaciones, la reubicación de localidades afectadas y la supervisión técnico-administrativa, pero no se hace referencia ni están contemplados en el proyecto el abastecimiento de agua para municipios de la región de Los Altos o el área metropolitana de Guadalajara.

El Secretario de Hacienda de Jalisco, Juan Partida Morales acerca de cómo tomar estos continuos cambios de opinión que tiene en Presidencia dijo “Eso es totalmente una duda que tenemos (los recursos para el Zapotillo). No sabemos cómo vaya a quedar. El presidente manifestó que sí iba el proyecto, pero sólo vemos dinero en este momento para el acueducto”.

En mayo de este año los gobernadores de Guanajuato y de Jalisco firmaron “El Pacto de Agua” donde acordaron la distribución del vital líquido, Guanajuato tendría un abasto del 24% mientras que Jalisco obtendría un 76% del agua, pero el conflicto ha continuado debido a  que las comunidades se oponen a la inundación de éstas para la creación de la presa, y han dicho una y otra vez que no aceptarán su reubicación, es así que desde hace cuatro años se formó el comité Salvemos Temaca que hasta ahora ha logrado frenar la obra.

La decisión está ahora en manos del gobierno de AMLO, que no se decide a qué lado apoyará finalmente, tan solo hace un par de semanas el director del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (Sapal), Enrique de Haro Maldonado aseguró que no había un plan B para el abastecimiento de agua para la ciudad, para ellos la Presa El Zapotillo era su única salvación.

El plan B al que se refieren cuando se hablaba es a cómo sortearía la ciudad el no contar con el agua proveniente de la presa por un periodo aproximado de 4 años entre la construcción del acueducto y el tiempo que se tardaría en llenar el embalse. “No hay plan B, mira… de un plan B la verdad es que nos referíamos a qué va a suceder si hoy el Presidente le da la palomita a la Presa El Zapotillo y se destraba el acueducto, pues para que se termine la presa a 105 metros y se llene vamos a requerir aproximadamente 3 años, para que, si lo vemos a la par, el acueducto se va a llevar tres a tres y medio años, entonces León no tendría agua de El Zapotillo cuando menos en tres y medio años, de qué hablábamos del plan B, de qué haríamos en lo que llega El Zapotillo”.